lunes, 14 de agosto de 2017

Blaqui de rol por el Tianguis de Portales




Y que sigue? Ah, pues lo que sigue.

Siempre me va gustado contar este mal chiste. Y ahora hasta escribirlo. xD








Comienza julio y fíjense que ahora se me ocurre escribir sobre ciertos lugares interesantes de nuestra ciudad. Lugares que obvio tienen que ver con el rollo que tratamos aquí en el blog. Tiendas de discos, tianguises, diversos eventos, lugares de mala muerte, etc.
Y pues en el siguiente post no sonara miusic, pero seguro les encantará lo siguiente.




Vamos con una de mis tantas visitas al chido Tianguis de Portales.






Ubicado en pleno barrio de Portales, entre las calles Rumanía y Libertad, comenzando sobre Av. Sta. Cruz, se encuentra un raro bazar único en su tipo en toda la ciudad. Se establece todos los días de la semana, no tiene un nombre oficial y pues quienes lo visitamos le llamamos "Tianguis de Portales".
Este es el lugar ideal para el buscador de antigüedades, de cosas usadas, de añejas curiosidades. Es un lugar de buena vendimia chacharera, pues.
Se dice que comenzó en los años 40, quien sabe. Yo lo conozco gracias a mi papá quien siempre ha sido fanático de los viejos chunches de todo tipo.
El tianguis es el lugar "secreto" de muchos fanáticos del chachareo verdadero y también "el cuerno de la abundancia" de bastantes revendedores de viejos objetos en específico.
Muebles, juguetes, cuadros, libros, aparatos, pinturas, ropa, discos y diversas cosas bastante particulares como álbumes fotográficos familiares, raros carretes de película, cilindros sonoros de la marca Edison, afiches cinematográficos, el olvidado disco de oro en 45 de Miguel Bosé por "Bandido" y hasta el archivo completo del club de fans de Kiss.
Y pues el fanático de los comics ha encontrado cosas interesantes allí. También el anticuario, el diseñador, el crítico de arte, el músico, el haceedor de cine y demás locos amantes del polvo. No cuento a los jipsters porque lo de ellos es pura pose pendeja y nadamas.
Supongo que aquí mero es de donde se ajuarean mercaderes de lugares tan insignes como La Lagunilla.
Cháchara bara, medianona y hasta cara. Todo depende de qué cosa sea y de quién la venda.

Yo, en la visita para hacer esta nota tan solo cargue con 120 pesos en la cartera (es que dejé para el gasto, jeje). Y pues no me fue tan mal. De hecho hallé una megajoya en vinil, pero de eso les contaré luego.






Y bueno, muy "romántica" la labor de los vendedores de cháchara de Portales que viven de mercar con el pasado y no-se-qué, pero pues bien divas na'mas no dejan que se les hagan fotos.
En mi labor de reportero del crimen, quise hacerme de unas lindas impresiones para ilustrar esta nota. Pero pues no pude. En cuanto sacaba el cel en pos de la buena foto, luego luego recibía el aviso de que estaba prohibido. Pregunté por qué era eso y solo se limitaban a responder que no se podía. Lo intenté 5 veces, todas en distinto puesto y pues me fue igual. Ya no quise insistir porque los vendedores del tianguis serán pintorescos, simpáticos y demás mamadas, pero también son toscos y broncos. Así que ya ni le jugué al chingón intentando fotos, y mucho menos vídeo. No fueras algún puto canal de tv basura o la "cretina pacheco" porque así hasta te sonríen los interesados. Por cierto, esta fulana ya hizo una emisión de su feo programa en el tianguis e hizo llorar al viejito fumador (así le llamo yo) de los libros. Sepa la chingada que mierda le habrá removido del cerebro la muy perra.
Es por eso que las imágenes que acompañan esta nota las tomé de diversos vídeos de youtube (por eso las franjas "de cine" en las imágenes. La neta me dio gueva editar las fotos y quitar las franjas. jeje).






El tianguis lo he visitado con cierta frecuencia desde 1999 y pues buena parte de mi colección de vinilos, compacts y cassettes proviene de allí mero. De colecciones que pertenecieron a quien-sabe-quién y que he adquirido a precios de risa. De hecho, bastantes tapes posteados aquí en el blog los he hallado allí mero.
He encontrado hasta lotes enteros de platos que he pagado en el momento a precios irrisorios.
Como la vez en que un hermosisimo sábado por la tarde pues llegando al tianguis al pie de una camioneta estaban regados el montón de vinilos, todos al parecer de una colección particular. La gran mayoría imports, todos en excelsas condiciones. Se notaba que no los habían tocado en años. Que habían permanecido guardados largo tiempo.Y pues ai'staban el chingo de gueyes como rapiña pescando discos, no mamen. De allí apañé 2 albums de Prince, al Herb Alpert con "Fandango", a los New York Dolls y sus hits y demás joyas. Lo chistoso vino cuando la seño que los vendía me pregunto a mí: -Quiere ver más discos? Aquí arriba del camión hay más.
Y mocos! Que quita una cobija toda cochina y que saltan el chinguero de platos también de la misma colección! Eran cientos, sin choro. -Yo se los acomodo, seño!, que le digo.
Y que me trepo al camión. Y no mamen. Ante la mirada atónita y ojetona de todos pues que me apaño el resto de platos disco, funk y rock. El puto paraíso! Y a los demás que les dejo pura trash tipo Kenny Rodgers. Na'mas escuche el triste comentario de un goee: -Ya se llevó todos los buenos. Me valió verga. Apañé exactamente 273 platos en 500 pesos. Buena merca, no?

También he hallado colecciones enteras de chidos tapes de todo tipo, como la vez en que hallé el resto de grabaciones de "La Era Del Dinosaurio" (ya posteadas aquí en el blog). O cuando encuentro grabaciones con mixes que no conozco o raras grabaciones caseras (sobre estas últimas me confieso fan de las grabaciones de voces de gente que no conozco. No sé. Me despierta morbo escuchar la intimidad de personas que no conozco. Es como un tipo de "vouyerismo sonoro").




Pero vamos con lo que pasó la tarde de mi visita para esta nota: llegue al tianguis con mis 120 varitos y pues todo medio tristón. Casi ni había gente. Además la tarde estaba nublada y era martes. El tianguis se mueve a todo los fines de semana, los vendedores llevan más merca y por tal razón también esos días suben sus precios. Así que para mí a veces me es mejor ir en días de semana laboral.
Y pues esta vez la pesca fue modesta, pero efectiva: halle el chido plato "Disco Gold" en edición nacional de la Musart. Increíble tener "Make Me Believe In You" de Patti Jo en plato mexicano! Y me costó 15 pesitos, yeah!
Na'mas miren que chulada de plato.












Pinche discazo, lo amo. Lo encontré con un ruco que solo vende discos. No sé cómo se llame tal goee.
Por cierto, llevo años visitando el lugar y conozco a los vendedores solo de vista. No soy como los monos que hasta los saludan y cotorrean. Bueno, no me gusta ni regatear. Soy un chacharero antisocial, jeje.










Algo que comentar sobre los vinilos usados es que chachareando últimamente han "incrementado" su valor en el mismo tianguis. Por ejemplo, un vinil que antes te daban a 5 pesos o menos ahora cuesta mínimo 15. Podría no parecer mucha la diferencia, pero solo imaginen que antes podías hallar una intacta colección de rock a 5 cada disco, o menos. Y ahora ya no.
Será por cosa de la mala moda del vinil, de que ahora cualquier gato quiere comprar "acetatos" para revender en facebook o cosas por el estilo.
Además de que ahora los buenos lotes ya son bien escasos. Y lo que sigue sobrando son platos de mijares, emanuel, josejosé, los de excelsior y demás mierda.



En mis visitas al tianguis también me doy el rol al feo bazar llamado "Reto", un local cercano que se nutre de donaciones chachareras y que según destina sus ganancias a los niños en situación de calle. Muy bonita su labor, lo gacho es el precio a pagar: este día hallé el álbum blanco de los bicles rayado y con la funda rota. Todo bien, pero pagar 200 por tal cosa? No gracias.
El bazar "Reto" además de caro, cristiano. Y en cada visita mínimo te soplas un disco entero de música cristiana cursi que sirve de fondo musical. Hasta sus vendedores a veces se ponen a cantar, no mamen.

Úngeme señooor, úngeme señooor
Úngeme sí, contua moooooor...

Pinche corito, parecía mantra de tanto que se repetía. Hasta me sorprendí a mí mismo tarareando semejante estupidez.
Además, en el bazar "Reto" hay ratas. Pero no de las que roban. Hablo de las que comen cartón, cables y cagada. Ai'me tenían en el tapanco de discos del bazar y na'mas se escuchaban como escondidos los quejidos ratoniles. No mamen, me dio miedo.






Y pues así estuvo mi visita de este día al tianguis de Portales. Hallé un buen plato y tantán.













Gacho que los mercaderes del tianguis ya se crean algo así como piezas de museo o patrimonio de la ciudad. O "tradición cultural" como los feos cilindreros.
Y esto tal vez por culpa de los cuasi-románticos que hasta se empeñan en llamarlos ayateros, por favor. Ni que viviéramos en los años 40. O también la jipsteriza, siempre tan ridícula en su costumbre por "reivindicar" lo añejo. Pinche término ese de "mercado de pulgas" me caga.

Por ahora, la cosa está para pensarse. Ya un ojete millonario que se montó un gimnasio al lado del tianguis intentó removerlos "porque daban mal aspecto" y se la peló gracias al apoyo de muchos (obvio, me cuento). Y pues lo que viene es que según habrá una ley para reciclar y clasificar los desechos. O séase, el final de los chachareros o su inminente entrada a la regulación.
Es que pues claro, la basura de unos es el tesoro de otros y esto ya lo notó el culero gobierno.
A'ver que pasa.






Mientras, pues a seguir comprando chacharas. 😊😊😊


































No hay comentarios:

Publicar un comentario